Estracto de "El arte de la Pciencia" de Ramiro A. Calle 

Los hechos que acontecen ponen  a prueba nuestro equilibrio mental. Es relativamente fácil mantenerse ecuánime cuando todo  a nuestro alrededor sucede de acuerdo con lo que deseamos y planeamos; eso no tiene ningún mérito,  desde luego. Pero no es tan sencillo cuando encontramos algún  tipo de contrariedad o adversidad, y entonces en seguida nuestra mente inestable se resiste y altera, incluso surge de ellas un montón  de pensamientos nocivos que determinan conductas violentas. Tenemos tantas exigencias,  y hasta tal punto somos marionetas de ellas, que en cuanto un acontecimiento  no es el deseado, nos desanimamos e incurrimos incluso en un estado de irritabilidad, rabia o cólera.

Si algo destaca en la sociedad en la que vivimos es el gran poder y extensión que ha alcanzado  la aversión o rechazo.

Ante las contrariedades debemos desarrollar un entendimiento correcto m una actitud de paciencia y, sobretodo, ecuanimidad. Esta cualidad siempre nos previene contra el exceso de apego y de aversión , y por ello es una fuerza maravillosamente equilibrante

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags